Genética Picture

English Chinese Spain French Italian Dutch Norwegian Swedish Portuguese Taiwanese

¡Están apareciendo problemas genéticos en las razas!

Sí, ¡y esto también se debe a una población efectiva demasiado pequeña! Salvo en aquellos casos en los que se cría sin tener en cuenta las funciones anatómicas del animal. Criar para conseguir cuerpos extremadamente largos puede causar problemas en la espalda, y criar caras muy cortas puede dar problemas dentales, criar para conseguir extremadas cabezas triangulares, o cuadradas, o redondas, etc, puede causar problemas en las mandíbulas, ojos, cerebro o cualquier otra cosa. Ante todo, a un gato debe permitírsele ser un GATO. No es un trozo de arcilla que podamos modelar a nuestro gusto, según nuestros ideales estéticos. Un gato no consiste en círculos, triángulos, cuadrados u otras figuras geométricas, tenemos que recordar esto. Quizás debiéramos criar todas las razas de gato con el pelo de un caniche, para poder CORTARLO según las formas geométricas y extraños ángulos que encontramos atractivos. De esta manera los gatos podrían tener su anatomía en paz. No, incluso aunque el estándar indique que la cabeza debería ser triangular o cuadrada, como criadores debemos resistirnos a llegar a los extremos. Debería ser la cabeza de un gato, no una figura geométrica.

Excepto en estos casos de cría de tipos extremos, la causa de muchas de las enfermedades genéticas que están apareciendo en las razas es la existencia de poblaciones efectivas demasiado pequeñas. Muchos criadores parecen un poco confusos al respecto. Ellos piensan que si, por ejemplo, tenemos el 10% de una raza afectada por PRA, lo que significa que la frecuencia génica será de 32% para el gen recesivo PRA, y si no se hacen pruebas para intentar reducir esta frecuencia, entonces esta frecuencia se incrementará automáticamente con el tiempo. Esto desde luego no es así. Si lo fuera, entonces también la frecuencia de otro genes recesivos (color azul, crema, etc) se incrementarían a no ser que hubiese una selección artificial en su contra. Si la población efectiva es suficientemente grande, y no se realiza ninguna selección en contra de PRA, entonces la frecuencia del gen se mantendrá en un 32%.

Por otro lado, si hacemos una selección, aunque sea débil, en contra de PRA, como por ejemplo no permitiendo que los gatos que padecen PRA (homocigotos) tengan más de una camada, entonces la frecuencia del gen disminuirá. De forma lenta con una selección débil, y más rápido con una selección fuerte.

¿Pero qué ocurre si la población efectiva es demasiado pequeña? ¿Qué ocurrirá con la frecuencia génica? Sería el mismo efecto que si lanzamos una moneda 10 veces. La posibilidad de obtener "cara" es del 50% cada vez. Si lanzamos la moneda 1000 veces obtendremos aproximadamente un 50% de "cara" y un 50% de "cruz". Pero si sólo lanzamos la moneda 10 veces no sería de extrañar que obtuviésemos un70% de "cara" y un 30% de "cruz", o 70% de "cruz" y 30% de "cara", o algo parecido.

En un escenario análogo, en una población de gatos pequeña, una frecuencia génica del 30% podría incrementarse hasta el 35% en la siguiente generación sólo por efecto del azar. O podría verse reducida al 25% debido al mismo efecto azaroso, lo cual en el caso de PARA sería mucho mejor. Pero seamos pesimistas y asumamos que la frecuencia se incrementa hasta un 35%. De este modo la frecuencia génica ESPERADA en la próxima generación es también del 35%. Pero en realidad podría ser del 29%, 34%, 38%, 42% o cualquier otro valor. Cuanto más pequeña es la población efectiva, mayor riesgo de que haya una gran desviación respecto a la frecuencia esperada. La frecuencia obtenida por azar será la frecuencia esperada de la próxima generación, que a su vez también estará supeditada al azar. Este fenómeno se llama deriva genética y su impacto en las poblaciones es más fuerte que el de la selección, ya sea natural o artificial, y puede ocasionar que la frecuencia génica acabe siendo totalmente distinta a la esperada, A PESAR de la selección efectuada. De este modo los ojos de los Siameses se pueden volver más pálidos, los pinceles de lince de los Bosques de Noruega más pequeños o incrementarse la PKD en los Persas. ¡Esto sería cualquier cosa menos gracioso!

Si tomamos la PKD como ejemplo y pensamos en la razón por la cual la PKD se ha vuelto cada vez más común en Persas, es difícil de creer que exista una misteriosa selección a favor de los riñones con quistes. Tiene que haber otra causa. En este ejemplo, todo tuvo que haber empezado con una mutación hace mucho tiempo. Era un gen dominante, así que el gato desarrollaba quistes en sus riñones. Asumamos que hubiese sido un macho que hubiese muerto por PKD a los 5 años de edad. O quizás a los 7-8 años de edad. De cualquier modo existiría una cierta selección en contra del gen. Si la población fuese suficientemente grande, la frecuencia decrecería e incluso podría llegar al 0%. E incluso aunque no hubiese una selección en contra del gen, habría muchas posibilidades de que el gen acabase desapareciendo tras varias generaciones, o podría quedar una frecuencia un poco mayor o un poco menor. Como la frecuencia inicial del gen era muy pequeña (sólo un gen mutado en una población grande), sería bastante posible que la frecuencia decreciese hasta el 0% de forma arbitraria, y el gen habría desaparecido.

Así, podemos decir que la población de Persas aparentemente no era lo suficientemente grande. La deriva genética provocó que por azar la frecuencia génica de la PKD se incrementase

A pesar de que existía una cierta selección en contra del gen, el resultado fue que su frecuencia se elevó hasta el 25-30% antes de que la mayoría de los criadores se diesen cuenta del problema y pudiesen tomar medidas.

¿Qué concluimos con todo esto? Que si no tenemos poblaciones efectivas lo suficientemente grandes correremos el riesgo de que sigan apareciendo genes indeseables en altas frecuencias. Si no tenemos suerte nos será muy difícil corregir estos problemas mediante selección.

Si por el contrario nos aseguramos de tener poblaciones efectivas grandes en nuestras razas, las enfermedades genéticas no aparecerán de forma habitual. Además, podremos evitar la depresión consanguínea y sistemas inmunológicos deficientes.

Criar con poblaciones efectivas demasiado pequeñas, y al mismo tiempo comenzar proyectos para luchar contra las enfermedades genéticas de la raza, es como intentar curarse de un cáncer de pulmones y seguir fumando. O intentar achicar y secar el agua que se ha derramado de la bañera, sin antes cerrar el grifo, con lo cual el agua sigue llenando la bañera y desbordándola.

Trabajar con una riqueza genética suficientemente grande es como una medida de medicina preventiva para cualquier raza. No es muy inteligente tan sólo tratar la enfermedad sin tomar además medidas preventivas que impidan el incremento de la enfermedad.

También debemos tener en cuenta esta necesidad de trabajar con una población efectiva grande cuando creamos y aceptamos una raza tras otra de gatos spotted de pelo corto, o una raza tras otra de grandes gatos peludos con cabeza de tipo medio, etc. A menos que el número de criadores interesados en trabajar con gatos spotted de pelo corto aumente al mismo ritmo al que aparecen las nuevas razas, los requerimientos de unas razas estarán a expensas de las otras, por ejemplo, los criadores de Bengalíes estarían a expensas de las posibilidades de que los Ocicats, Orientales de pelo corto spotted, Mau Egipcio, etc, también mantuviesen un número constante y suficientemente grande de animales de cría. ¿Se pueden permitir esto estas razas? ¿O quizás se quedarán todas con poblaciones tan pequeñas que al final se acabarán destruyendo todas las razas de gatos spotted de pelo corto? Es importante que desde las organizaciones felinas pensemos en todo esto. Estas amenazas son reales, no sólo "teóricas", y ya hemos empezado a ver sus primeros efectos, ¡aunque todavía no tan graves como en las razas de perros! Sin embargo, ahora ¡tenemos la opción de evitar llegar a tener problemas tan graves como los criadores de perros! Podemos aprender de sus errores y cambiar nuestra forma de criar hacia un sistema más saludable, de lo contrario, seguirán apareciendo los problemas. Así que esto es algo en lo que tenemos que empezar a trabajar ya. No debemos olvidar todos los proyectos específicos existentes en contra de determinadas enfermedades. Es la base actual para la salud de los gatos y las razas.

Siguiente...